Una visita a Kawah Café

Hace dos semanas decidí visitar una cafetería diferente a las que normalmente voy. Decidí ir a Kawah Café porque no solamente tienen nueva casa, sino que he estado siguiendo el trabajo extraordinario que hacen para ofrecer un café de calidad y me quise quitar la duda.

Al entrar se nota de inmediato el ambiente acogedor que solo una casa puede ofrecer, un espacio abierto, decoración muy fresca, y lo que me llamó inmediatamente la atención: la máquina de espresso en el centro, sin ninguna barrera y fácil acceso para que los comensales vean el trabajo del barista.

Máquina en Kawah Café
Al lado o al frente, podés interactuar con el barista.

Su manifiesto de ponerte cómodo y sentirte en casa se logra gracias a la atención de sonrientes y atentos meseros.

Iba con el objetivo de probar su café pero decidí acompañarlo con una crepa de manzana y caramelo que cumplió y excedió las expectativas. Ahora bien, el café: definitivamente se puede sentir el amor que ponen en todo lo que hacen. Mi elección fue un cappuccino; su sabor era dulce, servido a la temperatura correcta y simplemente delicioso.

El café que utilizan proviene de la zona de Tarrazú, del productor Senel Campos y familia. En Kawah se preocupan por el comercio directo que les permite pagar mejores precios al productor por el café de la más alta calidad. Saber que estoy consumiendo café de alta calidad y que además se comercializó de manera justa, hacen que todo sepa más rico.

Sin pensarlo dos veces volvería a Kawah Café porque la combinación de calidad, servicio y pasión por lo que hacen es la ideal para enamorarse de este lugar. Si quieren comprobarlo, Kawah Café está ubicado en San Francisco de Heredia, 50 metros al oeste de Taco Bell.

Los pueden encontrar en fb.com/kawahcafe o en su sitio web acá: http://kawahcafe.com/

¡Espero que me cuenten cómo les fue!

Kawah Café
Kawah Café

¿Qué es esto de ser barista?

¿Qué es esto de ser barista?

Cada vez que digo “soy barista”, lo digo con la duda de que la otra persona sepa qué es lo que hace un barista, y me conformo con que sepan que somos los que hacemos café. La realidad es que actualmente un barista no solamente prepara café, y yo lo defino como el especialista en la preparación de bebidas a base de café.

Como buen especialista, se da a la tarea de experimentar con sabores, olores y colores, pero más importante es el hecho de informarse, estudiar y conocer el origen del café. Preparar una deliciosa taza de café requiere de comprensión, no solamente se trata de moler café, ponerlo en la máquina y extraerlo.

Hace un tiempo me di a la tarea de traducir para Costa Rica Coffee Magazine un artículo publicado en Perfect Daily Grind titulado: “¿Ser (barista) o no ser? Esa es la pregunta”, donde nos pone a pensar un poco sobre si ser barista se trata solo de un trabajo temporal mientras terminamos los estudios y podemos empezar nuestra carrera.
Ser barista se está convirtiendo en una profesión elegida, donde sí existe una trayectoria. Se trata de una apasionante carrera donde el conocimiento es inagotable; donde cada vez que aprendemos algo nuevo, deseamos saber 100 cosas más. Nuestro mayor placer es servir una bebida que complazca los gustos de quien la ordenó.

Personalmente, mi mayor placer es compartir una taza de café y ver la reacción en el momento en el que prueban café de especialidad por primera vez, o segunda, tercera (porque a veces la reacción se repite). Este fin de semana compartí varias decenas de tazas de café con mi familia por el cumpleaños de mi primo. No era la primera vez que les preparaba café de especialidad pero sí la primera que lo hacía en una máquina de espresso y cada uno de ellos quedó maravillado por su sabor y el simple hecho de no agregarle azúcar, para mí eso es más que suficiente. Compartir el mundo del buen café es mi deleite. Lo dicen este par de caras sonrientes.

Caras felices
Compartir el mundo del buen café es mi deleite.